Paseador de perros, un negocio en auge

Primero se siente el olor a matapulgas, luego se escuchan unos gruñidos y finalmente aparece, doblando la esquina, una manada de perros de todas las razas y pedigrí. Los conduce, con pulso firme y breves silbidos, un chico que lleva el iPod enchufado a la oreja para aislarse de las ‘malas vibraciones’ que transmiten los viandantes cuando Quico o Robespierre ensucian la acera. La ciencia contra la impaciencia: el chico lleva en su mochila una pequeña aspiradora, adaptada por él mismo, para recoger los excrementos.

Como en otros tiempos el lechero, el paseador de perros es un personaje firmemente arraigado en el paisaje de Buenos Aires. Al hacer un estudio de mercado, se descubre que además de pintoresco, el oficio de sacar a las mascotas del encierro de los apartamentos a la libertad condicional de los parques, es un oficio rentable. Con una clientela de entre 10 y 15 canes, el paseador puede ganar 1.500 pesos al mes (unos 330 euros); lo suficiente para costearse los estudios.

La demanda ha crecido a tal punto que están surgiendo empresas de paseadores de perros, con hasta cinco trabajadores en plantilla.

Ser paseador de perros no es una tarea para cualquiera. ‘Se necesita mucha fuerza en las pantorrillas para frenar a un Rottweiler, autoridad para controlar a un Pitbull y psicología para entender a los Bulldog, que son los más susceptibles de la raza canina’, dice Juan Pablo, un paseador con cinco años de experiencia.

Lo más difícil es incorporar un nuevo miembro: ‘la clave está en que el perro dominante lo acepte, aunque el verdadero macho alfa del grupo o hembra alfa pues hay muchas chicas en el oficio es el propio paseador’.

La herramienta básica es el cinturón con un mosquetón como los de los escaladores al que se enganchan las correas individuales. Juan Pablo no utiliza bozal ni frenillos porque el objetivo es que los perros disfruten de la caminata. La sensibilidad tiene su precio: por intervenir en una pelea, nuestro informante recibió un mordisco de un Gran Danés que casi le arranca el antebrazo.

Fuente: http://iberarte.com

Anuncios

Etiquetas:

Una respuesta to “Paseador de perros, un negocio en auge”

  1. D Says:

    Super negocio también en Toronto. Los paseadores cobran $15 la hora por perro, así que con unos 10 clientes cinco días a la semana sacan hasta $3000. No es raro ver grupos grandes como de 20 perros en algunos parques, que durante el día se convierten en centros de reunión para distintos paseadores y sus perros. Eso sí, también les toca hacerlo en invierno a pesar de la nieve.

    Saludos,
    D

    P.D. Acabo de descubrir el blog y me encantó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: