Una perra japonesa asiste a las clases de religión

Perra japonesa acude a clases de religión

Una tranquila Terrier de Airedale ha saltado a la fama por ayudar al profesor Taro Yoshida en sus clases de religión de un colegio femenino de Tokio. Desde hace cinco años Buddy, que así se llama la perra, acude todos los días para ayudar a niñas de entre 6 y 12 años en sus clases de educación religiosa del colegio cristiano Santa Margarita, ubicado en un barrio residencial de la capital japonesa.

La Terrier de Airedale, una raza conocida por sus buenas dotes como mascota, participa en las clases de religión, preside el saludo que da comienzo a la clase y recibe las atenciones de las niñas.

La mayor parte del tiempo lo pasa tumbada en el suelo, pero cuando se levanta para deambular por la clase alguna niña siempre se encarga de devolverla a su sitio mientras Yoshida, su propietario, continúa con su explicación de los Evangelios.

Perra japonesa ayuda clases religión

El profesor Yoshida explicó a Efe que la perra enseña a las niñas valores como «la responsabilidad o el valor de la vida» y que, como valor añadido, ha servido para que descienda la abstención escolar y como boya para las alumnas con problemas.

Todos los días la perra recorre el recinto del colegio con las «paseadoras de Buddy», seis grupos de cinco niñas encargadas de su paseo y cuidado que rota cada día.

Al principio no fue fácil aplicar el programa, ya que hubo que enfrentarse a muchos obstáculos como problemas de alergias entre algunas alumnas y algunos accidentes.

Además a Yoshida le preocupó durante un tiempo que la presencia del perro descentrara a las niñas, pero después de un tiempo se dio cuenta que las propias alumnas se pedían silencio unas a otras para no molestar a Buddy.

Además, desde que Buddy está en el colegio «no sólo ha mejorado la comunicación entre las niñas y los profesores», sino que también «ha mejorado entre las alumnas y entre los propios profesores».

Buddy siempre tiene tiempo para las alumnas que, en el recreo o entre clase y clase, quieren visitarla en su habitación, que por supuesto está en la sala de profesores.

La perra, que recibió su bendición con otras niñas en la capilla del colegio el pasado marzo cuando cumplió cinco años, entró a «trabajar» en el colegio en el 2003, cuando sólo era un cachorro, pero ahora ya tiene once crías. Desde entonces participa cada semana en veinte clases de religión cristiana de seis cursos diferentes.

El cristianismo, introducido en el archipiélago nipón por San Francisco Javier en 1549, es muy minoritario en Japón, pero la comunidad mantiene sus creencias en un entorno dominado de manera aplastante por el budismo y el sintoísmo.

La decisión de introducir el programa perruno llegó cuando Yoshida se propuso aplicar la «educación asistida por animales» después de escuchar el susurro espontáneo de una niña que no frecuentaba las clases: «Vendría a clase si hubiera un perro en el colegio».

Yoshida está preocupado porque la sociedad nipona en la que viven sus alumnas no suele enfrentarse a la muerte, por lo que no aprenden a percibir el valor de la vida.

Esa fue una de las principales razones para decidirse por la ayuda de los animales como alivio del estrés y la presión. Esta práctica está cobrando importancia en un país en el que se exige ante todo perfección y precisión y que además se vuelve loco con los animales y, sobre todo, los perros.

Fuente: http://www.lavozdegalicia.es

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: