ROPA TEJIDA CON PELOS DE PERRO 

 Pelando un perro

Stoetze, Alemania.- Lo que para muchos dueños de perros sólo son residuos molestos, en lo de Bettina Menkhoff se transforma en un material textil único. Ella va hilando los cabellos desenredados de los cuadrúpedos hasta lograr un hilo de lo más fino.

Éste a su vez se convierte en chales y guantes -con materia prima de mascotas- que con orgullo lucen sus dueños.

Los pelos de perro tienen que medir al menos cuatro centímetros de largo para poder ser convertidos en hilo, indicó la maestra de escuela primaria que vive con cuatro canes en Stoetze, cerca de la localidad norteña alemana de Lüneburger Heide, Baja Sajonia.

Para esta mujer quincuagenaria la producción de hilo es un hobby, pero desde hace tres años también ofrece sus servicios por Internet y en el ínterin tiene compradores de otras regiones alemanas.

También para los clientes es un tema raro eso de usar moda que está hecha con el pelo de la propia mascota.

“Algunos directamente me piden que use pelo de otros perros. Temen que llegue el día en que muera su mascota y el chal con sus pelos siga colgando en el ropero”, indica Menkhoff.

Y también hay otros clientes que justamente quieren una prenda que sea un recordatorio. Pese a que la mayoría sólo pide hilo y no prendas tejidas, la mujer casi no da abasto con la producción.

A favor le juega que hace tiempo que está muy bien abastecida de materia prima: en decenas de cajas plásticas en un pabellón de su jardín tiene 40 kilogramos de pelos ya limpios.

Sonriente revela que “hace poco hallé una excelente fuente de material, un salón de belleza canina”.

De todas maneras, hasta que perro y dueño puedan tener un look afín, hay un largo circuito de tareas por realizar. Amén de que tampoco resulta barato: un kilogramo de hilo de pelo de perro cuesta 100 euros (136 dólares) en lo de Bettina Menkhoff.

Como curiosidad narra que hace cuatro años subastó en Internet calcetines hechos con pelo de antiguo pastor inglés.

El hilado de pelo de perro es una ciencia en sí. “Primero está el peinado”, explica Menkhoff y sube a Lucy -una damisela de raza Collie Barbudo- a una mesa.

“El paso siguiente es la limpieza y acomodar los pelos individuales”. Para eso hace girar la materia prima en una máquina en la que rotan dos bobinas que parecen una combinación de bigudí y rodillo. “El resultado es un vellón de pelo canino”.

Menkhoff trabaja con el vellón en una rueca y luego retuerce dos hebras para hacer un hilo que permite variantes cromáticas, y queda lista la materia prima para la alta costura de pelo cani todavía a mano con shampoo, para que no huela”.

La época favorita de Menkhoff para sentarse a la rueca es invierno, con una copa de vino tinto y buena música.

Explica que el hilado de pelo canino no es una mina de oro ya que si suma todos los pasos de las tareas que requiere, llega a tres euros (cuatro dólares) de salario por hora.

Sin embargo sueña con un gran proyecto de pelo canino, que sería invendible: “Un tapiz completo con motivo de Collie Barbudo en el centro”

Fuente:www.milenio.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: