Los perros antitanque

 Un perro antitanque acercándose a un tanque T-34/85

Los perros antitanques, también conocidos como perros mina, eran perros hambrientos con explosivos adosados a su espalda y entrenados para buscar comida bajo tanques y vehículos blindados enemigos. Haciendo esto, un detonador (normalmente una pequeña palanca de madera) se accionaría, provocando una explosión y dañando o destruyendo el vehículo militar.

Los perros fueron usados por la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial1 2, contra los tanques alemanes. Los perros no se alimentaban durante unos días, entonces se entrenaban para encontrar comida bajo un tanque. Los perros rápidamente aprendieron que ser liberados de sus rediles significaba salir corriendo hacia donde un vehículo objetivo que estaba aparcado y encontrar comida. Una vez entrenados, los perros se equiparían con una carga explosiva y se les soltaría en un campo de tanques alemanes acercándose y otros vehículos objetivo. Cuando el perro estuviera debajo del tanque—donde había menos blindaje—la carga detonaría y dañaría el vehículo enemigo.

La realización de este plan tuvo menos éxito. Los Hundeminen, como eran llamados por los alemanes, habían sido entrenados usando tanques soviéticos, y se confundirían a veces en la batalla, sólo para dar la vuelta y correr hacia los propios vehículos soviéticos.2 Otras veces, los perros se asustarían del ruido del motor de los vehículos y se escaparían.

Según la propagando soviética, los perros antitanque tuvieron éxito inutilizando unos supuestos 300 tanques alemanes. Fueron un verdadero problema para el avance nazi que los alemanes tuvieron que tomar medidas contra ellos. La colocación de una ametralladora montada en la parte superior del vehículo blindado resultó ineficaz debido al tamaño relativamente pequeño de los atacantes y el hecho de que estaban cercanos al suelo, eran rápidos y difíciles de ver. Se dieron órdenes a cada soldado alemán de disparar cualquier perro a la vista. Finalmente los alemanes comenzaron a usar lanzallamas montados en los tanques para desviar a los perros. Tuvieron mucho más éxito al disuadir los ataques—pero algunos perros no pararían, ni por miedo al fuego ni por miedo a ser quemado.

Sin embargo, en 1942 un uso de los perros antitanque se torció gravemente cuando un gran contingente de perros antitanque se volvieron locos, poniendo en peligro a cualquier unidad de la batalla y forzando la retirada de una división soviética completa. Poco después los perros antitanque fueron retirados del servicio.

El entrenamiento de perros antitanque continuó hasta al menos junio de 1996 (Zaloga et al 1997:72).

Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Perro_antitanque

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: